17 relatos de terror para el 2017 (segunda parte)

Esta segunda parte ha tardado un poco pero, seamos honestos, ¿quién ya se ha leídos los nueve primeros relatos de terror que he recomendado?

Antes de pasar a la lista, quería decir que algunos lectores me preguntaron en dónde podían encontrar dichos relatos. Yo no quise incluir enlaces en la primera entrada, pero ante la insistencia, os diré que todos los relatos que forman parte de los mitos de Cthulhu pueden encontrarse en diversas antologías que pueden comprarse en Amazon y similares. Existen otras antologías, también a la venta en librerías digitales, que incluyen estos y otros relatos de los mismos autores.

Algunas Webs ofrecen también la transcripción de algunos de estas historias. En archive.org podéis encontrar a los clásicos en idioma original, mientras que Ciudad Seva ofrece textos en castellano, aunque sus traducciones no son mis favoritas. En Espejo Gótico, un blog especializado en relatos del género, también se encuentran muchos de los mencionados en estas entradas.

¿Conocéis alguna otra?

Sin más dilación, la segunda parte del curso introductorio a la literatura de terror, diseñado por los demonios de Ana.

9.- Tres caballeros vestidos de negro – August Derleth

Puede parecer una típica historia de fantasmas que, con su presencia, recuerdan que ningún acto malvado quedará impune, pero hay algo especial en la forma de narrar de este autor, también seguidor de Lovecraft, que hace a estas tópicas figuras más inquietantes de lo habitual.

Que nadie se confunda, no tiene nada que ver con extraterrestres, es una historia de ambición, crimen y justicia sobrenatural.

10.- La Venus de Ille – Posper Merimée

Una historia realmente inquietante, aunque al lector siempre le queda la pregunta ¿es esto realmente lo que está pasando?

Con una narración impecable, este escritor francés nos conduce a través de una historia de amor, celos y ¿traición? Todo comienza con un descubrimiento arqueológico, que llega en medio de un clima ya de por sí de celebración, y entonces…

11.-  La araña Hanns – Heinz Ewers

Tengo que decir que no conozco muchos escritores alemanes del género, pero este me ha sorprendido gratamente. Comienza con una serie de suicidios que han ocurrido en una habitación concreta de un hotel de alguna ciudad francesa. Un estudiante de medicina, a través de su diario, narra su propio descenso a la locura y quizás (¿quién sabe?) desvela el misterio de las muertes que precedieron a la suya propia.

12.- Las palomas del infierno (Pigeons from hell) – Robert E. Howard

Adoro este relato. Lo mencioné en otra entrada (Extraño a los zombis), y no podía dejar de incluirlo en esta lista. A través de la historia de la familia Blassenville, nos adentramos a los secretos de la creación de zombies y, ¡oh, novedad!, las zuvembies, que no son otra cosa que la versión femenina de estos monstruos.

Olvidaos de seres como-cerebros estos zombies son de verdad, creados a partir de rito vudús, que tienen su origen en el África profunda, y cuyos secretos fueron llevados a América por los esclavos.

Hay una versión en cómic de la cual aún no puedo opinar, pero seguro que lo haré pronto.

13.- El regreso del brujo – Clark Ashton Smith

De este relato he visto incluso una película (me suena que mala, pero no lo podría jurar). Es una clásico: el protagonista consigue un trabajo que parece haber sido creado pensando en él, y a la hora de la verdad se ve atrapado en una casa en la que se guarda algo más que los recuerdos de las traiciones cometidas.

Inquietante y delicioso.

14.- La mosca – George Langelaan

Si os suena a título de película, es porque así es. De esta historia se han hecho dos películas (dos sagas de películas, en realidad). La primera, muy bien considerada en su tiempo (1958) ¡, bastante fiel al relato original. La segunda, estrenada en 1986 y protagonizada por Jeff Goldblum, tuvo mucha repercusión, pero no hace el honor que merece al relato de Langelaan.

En el relato, lo de menos es el tema de la teletransportación, los dilemas que se plantean son mucho más complejos, y los personajes deben tomar decisiones difíciles. La cuestión no es que haces tú si te conviertes en mosca, sino qué deberían hacer los que te rodean.

Un clásico que nadie debe perderse.

15.- Corazones perdidos – Montague Rhodes James

Huérfano a los doce años, Stephan Elliot llega a casa de un pariente lejano que se ha ofrecido a acogerle, algo que no parece sorprender mucho a los sirvientes de la mansión, pues al parecer, el amo ya ha mostrado antes cierta tendencia a acoger niños desamparados bajo su techo. Pero, vamos a ver, ¿se puede creer tanta generosidad? ¿Y por qué tanta insistencia en conocer la edad exacta de su joven pariente? Como bien sabemos, ni en la vida, ni mucho menos en la literatura, las cosas pasan porque sí.

 

16.- La gente del verano – Shirley Jackson

Relato especialmente dedicado a la gente que suele pasar el verano entero en sitios que no vuelve a pisar a partir de septiembre. Todo comienza de forma casual, a puto de terminar su habitual veraneo, los Allisons se dan cuenta de que no les corre prisa por volver a casa, nadie ni nada los espera. Sin embargo, cuando expresan su idea a la gente del pueblo, siempre obtienen la misma respuesta: “Nadie se queda después del Labour day (1 de septiembre)”. ¿Por qué será?

17.- El tren de medianoche – Alfred Noyes

Pocas historias me han inquietado tanto en mi vida, y eso es decir mucho, os lo aseguro. En apariencia no pasa nada grave: el recuerdo de un miedo olvidado que, de buenas a primeras, vuelve a la mente del protagonista una noche que espera en el andén el tren de medianoche. Ha de enfrentarse a su terror infantil, y se supone que debería poder hacerlo ahora. Y sin embargo…

Un relato magistral que nadie debería perderse.

Y hasta aquí mis recomendaciones. ¿Alguna otra?

¿Qué te ha parecido?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *